viernes, febrero 17, 2012

Azar y sufrimiento

Y mientras juego con críos... me dejo llevar por juegos de seducción donde sé perdida la batalla antes de empezar. Poniendo cartas sobre la mesa y no sé si me quedará algún as en la manga, tampoco sé si esas fueron sus mejores cartas. Y muy bien sé que puedo acabar mal, muy mal, claro... o incluso peor, el gusto podría ir más lejos y ah... hay que follar con las mentes. Lógica aplastante.

*

Me siento muy afortunada de poder estar tumbada en la cama, la cabeza fuera mientras la sangre me inunda la mente, haciendo nada, pensando apenas nada y sonando Farlowe. Yo, aquí, mientras en otro mundo gente muriendo, luchando por sobrevivir, mundos salvajes, fieros, qué injusta y cruel mi suerte mientras otros... Y otros bañándose en oro. Pero es la realidad, la cruda realidad. Mi padre trabajando doce horas diarias para que yo esté aquí haciendo nada. ¿Duele? 
No, ni siquiera duele ya, convivimos a diario con ello y estamos dopades para que no nos importe la injusticia del mundo en el que vivimos.

Claro que, visto lo visto, qué se puede hacer. Una persona sola no va a acabar con una guerra ni con el hambre ni con la pobreza. Hay personas que tienen ese poder, pero no lo harán. Si realmente fuéramos coherentes con el dolor del mundo, la única solución que nos quedaría sería el suicidio. Pero nadie se va a suicidar por la incongruencia del mundo. Tampoco yo, que he empezado a pensar en todo esto y me he venido a plasmarlo en un ordenador que a saber por cuántos mundos ha pasado antes de que sus teclas toquen mis dedos.

En fin. No me enorgullece mi suerte. Ni el tiempo libre del que dispongo. Sé que ha sido solo cuestión de azar y de mucho sufrimiento. Pero ya que yo puedo disfrutarlo... sigue cantando, querido, no pares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario