sábado, marzo 17

This is not literature

Cuando esperamos algo durante mucho tiempo, acabamos perdiendo la ilusión y cuando al fin lo conseguimos... 

No puedo negar que algo así me sucedió con el nº 13 de Doctor Deseo. Hasta tal punto que el disco salió y por diversas circunstancias, siempre había algo que me impedía hacerme con él. Incluso la tentación me venció y acabé haciendo click a una descarga directa y...

Pero.

Hoy, en la casa familiar -vale, no puedo evitar reírme al usar esa expresión-, teniendo de nuevo el coche a mi disposición, lo único que me ha hecho salir de casa ha sido el ansia por tener al fin ese disco-libro en mis manos. Y resulta que solo quedaba uno. 

Y cielos, ¡es maravilloso! -No por ello dejo de pensar que su precio es ligeramente elevado, pero qué le vamos a hacer, son ellos.-

El librito me tiene fascinada, las letras y la música ya me habían cautivado días atrás cuando lo de la tentación; es una pequeña joya que no puedo dejar de tocar y manosear y acariciar y...

Además de las letras de las canciones, hay también unos pequeños textos de distintos artistas y en especial hay un texto que con una de sus frases tocó ese punto que hay que tocar para abrir todas las puertas del alma, y es que, sin previo aviso, Itziar Ziga nos confiesa que Ahora sé que nadie se acepta si no ama sus sueños.

Touché. Punto. 

Ahora sé que nadie se acepta si no ama sus sueños.

Brillante.

También el texto de Edorta Jimenez me ha enamorado y volviendo a la música...

Es que sus malditas canciones son poesía pura, cómo elegir si es que los adoro y amo la música que hacen y lo que nos dicen en sus versos. Y la voz de Francis, tan sensxual. Pero será mejor que no siga por ahí.

Tan solo me queda disfrutarlos en directo. Tiempo al tiempo, que veinte años no es nada (qué febril la mirada...), menos un par de meses. 

Disfrutad,


Y una noche sin fronteras
Limpia con estrellas el mapa de las miserias.

Luna tantas veces solitaria, 
Que hoy anhela más que nunca
Ser luna compartida.


Y soñar lo que al alba ha de pasar,
Para poder espantar
Tanta pena, rutina y soledad.



Es la resignación el peor de los pecados.


Soñar y desear,
Atreverse a transformar
Todo aquello que nos jode.


Locos por quemarse
En el volcán de tu vientre.
Locos por ahogarse
en el mar de tu saliva.


Y aunque ya solo visitas mis sueños,
Sigo temblando por ti.


Bailando en la cuerda floja.
Aprendiendo a caer de pie.


Tanta gente en el mundo
Y tú tan sola en la luna


Desde el suelo,
Ocupando los sueños,
Aprendiendo a volar.


Cada vez pienso más que para cualquier cosa que quisiera expresar acerca de la vida, del dolor, del amor y la pasión, podría usar uno de los versos de Doctor Deseo. Y este disco es una confirmación más.