sábado, abril 21, 2012

Bagatelas

Yo me acuerdo que en todas las cartas que le envié me despedía con un Te quiere hoy, M. .  Porque sabía que ese amor iba a tener un fin. Y por eso me daba tanto miedo usar siempres o dejar un simple Te quiere, M. .
Porque yo siempre empiezo una carta por la fecha. Cosa que él nunca hacía, y eso constituye una diferencia básica en las perspectivas. Mi memoria está (o al menos estaba) plagada de fechas exactas, horas, datos clave, marcas que hicieron un antes y un después en lo que he sido, en lo que me convertí y en lo que nunca seré. Aunque en fin, eso del nunca digas nunca también es cierto.
Pero al ver hoy uno de los pocos recuerdos materiales que de él me quedan, pues hasta la fecha no he sido capaz de romper y quemar un libro, me ha dado por leer esa dedicatoria que acaba en un Te quiere hoy, V., que con su manía de no poner fechas, sin él saberlo, ha convertido ese hoy en un amor intemporal, o, ya dentro del tiempo, eterno, ese hoy podría ser cualquier hoy, incluso el de este día. O lo hizo sabiéndolo, pero en tal caso sería una estupidez, porque él también sabía que lo nuestro no iba a ser para siempre.

9 comentarios:

  1. Van tropecientas entradas y aún no hay nada nuevo.

    Salud.

    ResponderEliminar
  2. Tropecientos comentarios y aún podría confundirte con un anónimo. Nada nuevo, ya.

    Pero qué podíamos esperar.

    Tan puta esta vida, que se vende por dos copas de vino y un par más de recuerdos.

    ResponderEliminar
  3. hay gente que intenta poner un para siempre en cada paso que da, se sienten pequeñas cuando comprenden lo poca cosa que somos y lo fácilmente que nos hacen cambiar de rumbo.

    ResponderEliminar
  4. No entiendo ninguno de los tres comentarios, eso es porque no formo parte de "la panda". :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay tal panda, Julio.
      Cada uno entiende lo que quiere en lo que lee.

      Y en cuanto a lo que me comentabas antes, reducir ciertas situaciones a "lo que pasó fue sexo" es demasiado simplista. Más cuando parece, pero no. No hablaba de tríos.

      2)Me han dicho alguna vez que se nota que disfruto con la comida -ahora mismo estoy hablando de alimentos-; no pocas veces suspiros e incluso algún gemido me ha arrancado un buen plato. Así que sí, se puede disfrutar con la comida igual que con el sexo -por supuesto que no será lo mismo, "un orgasmo comiendo" no deja de ser una exageración. Pero ah, es que a veces... Cuestión de circunstancias, claro.

      Y 3), María Luísa. Bien, estupendo. Llámame así, empieza a hacerme gracia.

      Eliminar
    2. 1) Bueno, lo de María Luisa es broma, eh, no te me enfades. No te llamaré María Luisa fijo ni nada de eso, solo decía que aquella vez pensé que, como no sabía tu nombre, me dio por escribir ese. Prefiero el "tú", en genérico, ya que tu nombre es secreto.

      2) De verdad que esa escena, en mi imaginación, fue sexual. No fue una reducción simplista, al contrario; me imaginé la escena y creo que cabe una escena de sexo incluso durante un almuerzo. Si era algo más onírico, o vinculado a lo emocional, una respuesta mágica a aquel momento, lo entendí, pero no sé por qué, acabo de releerlo antes de responder tu comentario... y todavía me viene esa idea sexual. Pon que estoy enfermo o algo, jaja.

      3) Lo de "panda" era ironía también, pero de las sanotas.

      Besotes. =D

      Eliminar
    3. Jaja, esto me recuerda a aquella especie de leyenda urbana (por llamarlo de alguna manera) que dice que una frase escrita cambia totalmente de significado cuando se le añade algún emoticono al lado, ;) ¿Ves?
      Tenía que haberlos usado para que no malinterpretaras mis palabras ;) Llámame como quieras, no tengo problemas en ello, jaja.

      Besos.

      Eliminar
  5. Yo antes creía en el para siempre...ahora no sé realmente en lo que creo. Supongo que para todo hay un lugar y un momento, después solo quedan los recuerdos.

    Supongo que ese "te quiere hoy" en presente, cada vez que se relee vuelve a tener "vigencia" aunque realmente sea solo un recuerdo bonito que nos gustaría (o quizás no) volviera.

    En fin, me quedo pensando un poquillo en todo esto del para siempre, los te quieros y las demás cosas que se van al garete.

    Un abrazo grande.

    Oski.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por haber añadido un enlace de mi bitácora en tu blog. Aprovecho para enviarte un saludo y decirte que coloqué un vínculo en mi blogroll, en la sección 'dípteros'. Recibe un cordial saludo.

    ResponderEliminar