miércoles, abril 11, 2012

Silencio

He recurrido al silencio como el juez más solemne y quizá más justo, aun siendo lo más vil e ignominioso, 
para permitirle al sentimiento ser devorado plenamente por el pensamiento.
Así, que de tanto pensar, al fin, dejar de sentir. 
En silencio, cuando este sentencia pasos de lejanía en cada una de sus armoniosas pausas.
En silencio, en su idioma, un poco en el mío, la mayoría de suspiros lastimeros en la lengua atávica que ninguno compartimos.
Mas qué restaba, sino. 
Era necesario el recogimiento en la única patria que siempre nos recibirá, ya tachadas nuestras almas de parias, ya rotos nuestros corazones (de) ingrates. No en vano le han escrito tanto, tantes, le han cantado tanto, tantes, la han amado y odiado tanto, tantes.  
Ay, mi soledad, a nadie nunca como a ti le he sido fiel, rezan algunes, rezo también yo mi única creencia en noches sin luna, 
sin estrellas, sin cielo. 
Y tan lejos el infierno.
Y ahora que el silencio escogió matar antes que reavivar todavía las lágrimas del fuego, que siento perdido todo cuanto una vez fue hogar y sentido, que te he perdido, que me he perdido, 
pronombres tan fácilmente asimilables también en su ausencia, quedando así un simple resto de haber perdido, he perdido
y ahora que esa pérdida irremediable ocupa un lugar más entre los libros que me acompañan
 -Deseo de ser piel roja, El amante, Hesse, Cernuda, tal vez Cioran; punto.-, 
como un texto más que me define, que me forma y deforma, que juega con mis sentidos, me enloquece, alcanzar me hace el altar de lo sublime, y entonces las puertas del abismo reciben ardientes mi caída, risa grotesca, ironía cruel y al fin, paz. 
Paz en,de,con la pérdida, 
paz de,con,en la demencia, la locura, el disparate, el absurdo. 
Paz, en el silencio, en la soledad.
Paz tras tantas veces tararearte aquello de 
Me duele tanto y tanto saber que no voy a volver a verte,  
seguido por eso de  
en la nada te perdiste, solo quedan mis recuerdos, 
sabes que la nada es triste y en tu nada yo me pierdo; 
casi en nada me dejaste, ya tan solo medio cuerdo, condenado a lo que fuiste, pues lo que serías me pierdo. 
No me acostumbro, en fin, 
a no verte a mi la'o, y me siento perdí'o, me siento abandona'o.  
Te tenía delante en aquel entonces y ya conocía este presente, 
¿no deberían representar esos momentos los más esperpénticos de nuestras vías cruzadas?
Pero esta bruma con nombre a Pérdida no llega solo desde tu oeste -en contraposición de mi este-, 
que tú estarías tentado a asimilar como dueño, no, este libro que me escribe y que escribo corresponde a tantos "tú"s, 
que se convierten en vosotros, amantes que lograsteis serlo de mi alma y no solo de mi cuerpo, a vosotros, mis amados, mis queridos, amores de mi vida, aún todavía os recuerdo, aún os amo, lo juro -juramento de quien nunca jura-, 
perdonadme, perdonad que haya encontrado al fin el sosiego en el silencio y la soledad. 
Perdonad que de vez en cuando os eche aun de menos.

Pues todo lo que tengo que decir, lo dice esta canción, su melodía, sus versos, dulzura triste de la alegría lejana. 
Os invito: Dicintecelle vuie (Roberto Murolo, Amalia Rodrigues).


5 comentarios:

  1. Preciosa entrada...un silencio deaquellos que hablan, con un contenido tan profundo que al final una se pierde. Son tantos los versos y los randes nombrados que no puedo decir más...así que vivo y siento...y atesoro cada una de tus letras.
    Un beso enorme!!!
    Favole

    ResponderEliminar
  2. Tremenda tú, que exprimes el desamor como una naranja y ofreces el jugo, aún ácido en forma de letras.

    Lenitivo.
    Medio para mitigar la pena o el sufrimiento: el viaje como lenitivo para olvidar el desamor.
    Que tiene virtud de sanar o suavizar: es una música lenitiva.

    Espero que lo sea para tí...

    http://www.youtube.com/watch?v=o8IVY2ANYIM&feature=g-vrec&context=G2ed6bdeRVAAAAAAAABQ

    ResponderEliminar
  3. Sigo leyendo tus entradas buscando pistas. Ahora eres un misterio además de una bloguera. Y desde luego este año ha sido muy intenso en cuanto a escritos. Has escrito lo que yo en los últimos dos años. Aunque exagero. Bueno, seguiré por aquí.

    ResponderEliminar
  4. mientras tengas un buen puñado de libros esperando ninguna perdida es definitiva, ¿no?

    ResponderEliminar
  5. Duele. Si no hay nada pues, nada hay que perdonar.
    Hermosa canción. Abrazos.

    ResponderEliminar