jueves, mayo 24

Noticias de esa otra parte

                                                  Y las noticias vienen de otra parte,
                                                  siempre de otra parte,
                                                de ese mundo que no espera,
                                                al que poco importan nuestros cambios o nuestras pausas,
                                                  nuestras penas, nuestras alegrías que no comparte,
                                                ese mundo de locos.

Locos que nos dirigen,
locos que nos informan,
locos que velan por nuestra seguridad,
locos en la calle, acompañándonos día a día,
locos nuestros amigos, los que nos quieren 
y también los que queremos
-rematadamente locos, locos de atar-,
locos nuestros enemigos, los que odiamos
y también los que nos odian
-estúpidamente locos, para ahorcar-,
locos en sus creencias, locos en sus hechos,
en sus fobias,
en sus futesas, en lo que tienen de excepcional,
locos esclavizándonos, encarcelándonos, matándonos,
locos en su triste mediocridad,
locos que nos tratan de locos.


Siempre las noticias llegan de esa otra parte.


Y los cuerdos, dónde están,
no escriben los brazos amputados,
no hablan las lenguas ensangrentadas,
no muestran las cuencas vacías de los ojos.
Dónde están los que aún conocen nuestro idioma
que nos han abandonado,
dónde queda el lugar de la cordura,
dónde aferrarse a un clavo que no esté ardiendo,
dónde un poco de sabor de hogar,
de olor de hogar,
de dolor de hogar.


                                Mueren. Mueren poco a poco todos;
                                   todo lo que valía la pena.
                                Nos aislan dejándonos en soledad
                                  y la añoranza aniquila.