martes, junio 12

Buscaré buscarte entre pañales y mierda


Le gustaban mayores, a ella. A él, jóvenes.
Se encontraron a medio camino entre un geriátrico y una guardería; delante de un manicomio.
Les fue bien un tiempo. Entre ¡Eres un inmaduro! y ¡Anda, y búscate un padre! se dieron el último beso.
Se encontraban a veces por la calle. Sus gustos no habían cambiado; más bien... Una vez lo vio empujando un carrito. Ella empujaba una silla de ruedas.
Ambos acabaron igual. Limpiando babas, cambiando pañales. Alegres. En sus sonrisas dementes.
(La boda de él coincidió con el bautizo de su novia. La boda de ella se vio interrumpida por un ictus del novio, así que aprovecharon para hacer directamente el funeral.)