domingo, junio 17

Gajes de oficio: Autodestrucción

Ella era básicamente una persona feliz. Por eso él nunca se enamoraría de ella.

- Eres la persona más estúpida del mundo. Ella podría hacerte feliz.
- Quizá. Pero me cansa su eterna sonrisa, su buenrollismo las veinticuatro horas del día, ni un atisbo de melancolía, ni una mirada perdida, una llama en los ojos, nada. No ha sufrido nunca, no sabe lo que es el dolor. La locura, por definición, es irracional, ¿sabes? Y ella, con los pies en la tierra, piensa que está haciendo locuras. ¿Puede haber algo más aburrido que la seguridad, la falta de riesgo? Solo comprende la pérdida de control mediante el alcohol. La vida le ha dado todo lo que le ha pedido, y piensa que ha pedido mucho. El nivel más profundo al que podría llegar con ella es a verla desnuda. Parece que ni siquiera en el orgasmo pueda alcanzar otro mundo. La abrazo y no siento nada. Toco su pecho, su corazón late, pero está muerto. Soy la persona más estúpida del mundo, quizá, pero tengo la teoría de que cuanto mayor fue el sufrimiento, mayor el grado de... elevación espiritual. Como mínimo, de conocimiento vital (que viene a ser lo mismo). 
- A no ser que se adentren tanto en los abismos que se conviertan en musas malditas, que acaban destrozándote en una montaña rusa de emociones.
- Gajes del oficio.