viernes, julio 6

¿Cómo estás?

Dicen que has cambiado. Que eres una persona totalmente diferente a quien eras, pongamos, medio año atrás. Irreconocible.
Dicen que no nombras nunca el pasado, que ya ni te acuerdas, que ahora solo vives por y para el presente. Y soñando todo lo bueno que el futuro te traerá. Incluso hay quien, con aparente inocencia y buena fe, te felicita por lo rápido que has retomado el camino. Así se hace, dice, las piedras son solo piedras, la sangre en la rodilla no es nada, una rozadura de nada, no te dará tiempo ni a verla cicatrizar. Aunque en voz baja, y de nuevo con presunta candidez, añade: Pensaba que la herida era mayor; donde tú entiendes que por lo visto no has sufrido demasiado.
Claro, es que se te ve muy bien, dicen, mejor que nunca. Jovial, alegre, el alma de las fiestas. ¿Ah, pero que se había caído? Ni cuenta nos habíamos dado.
Si hicieras la cuenta de todas esas opiniones, te saldría a devolver tanta felicidad que te rodea.
No se les olvida añadir que no te arrepientes de nada. Que atrás se han quedado lastres como la seriedad (la rectitud), la corrección (la buena compostura), la sensiblería (romanticismo barato), la monogamia (la fidelidad, entienden ellos), el amor (dependencia, dolor, estupidez). Qué envidia, rebuznan, tanta libertad, independencia. Quién pudiera.

Pero nadie pregunta.
Nadie ha hecho ni un solo gesto que diera a pensar que lo siguiente que iba a pronunciar es un ¿Cómo estás?. Solo eso. Nadie.

Mientras tú, bueno, tú nada. Te dedicas a jugar con las maldiciones al tiempo que los observas. A ellos, al mundo, a ti. Alguien nos maldijo. Maldijo la polis, gobernada por idiotas regidos por el dios monetario. La ética no tardó en desaparecer (como todas las farsas), y la hipocresía ya no pudo esconderse en las cuestiones personales. Un caos. Qué despropósito, sueltas en medio de una carcajada. 

Y ahora eres tú quien dices, o maldices, esos maravillosos y antiguos anhelos chinos:


Ojalá te toque vivir tiempos interesantes.

Ojalá llames la atención a las autoridades.

Ojalá consigas lo que estés buscando.