viernes, noviembre 09, 2012

No ha de ser tan...

Todo se rompe. Lo que en un primer momento te sirvió como apoyo por lo similar, ahora te muestra su cara más cruel: todo se rompe. Ya no quieres verlo como similar. Te asusta pensar que el virus pudiera transmitirse. La cabeza se te rompe en mil dudas mientras que tu voz lo resume todo en: no pasa nada. Cierras los ojos y el miedo te saluda. Empiezas a entender lo que no querrías entender. Piensas que quizá siga habiendo tiempo: aún no es tarde para echarse atrás. El problema no es tal sino exageración. Pero los peros se suceden uno tras otro y ningún pero trajo nada bueno.

Y dices: Paremos. Dejemos de pensar. No más movimientos, no más pasos. Desaparezcamos por un momento del paisaje. Deliberemos, echemos la basura, si es que hay tal. Uno, dos, tres días, no se necesitan más. Ni siquiera dos semanas. Que les den un poco a los impulsos. Que se callen un rato. No todo es un: Quiero Esto Ya. Esperar. Esperar. Esperar. No ha de ser tan difícil. Tomemos ventaja desde fuera. Desde el silencio. Callemos. Sólo se admite la cara de póker.

Bajemos la temperatura. Bajemos la intensidad. Bajemos el ritmo.

No ha de ser difícil. Solo es cuestión de querer.

2 comentarios:

  1. Eliberemos creo que es deliberemos, ¿no?

    Buscar la pausa, ahí es nada, me temo que no nos han educado para estar parados, para la reflexión o el pensamiento. Debemos buscar metas, recorrer caminos, abatir enemigos.. En fin, un embrollo de tres pares..

    Mejor no les hagas caso, eso es, respiremos y bajemos el ritmo, comprendamos que se puede ir por la vida dando un paseo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón con 'deliberemos'. Respecto a lo otro... sí, será que no nos enseñaron.

      Eliminar