lunes, marzo 4

Conversaciones de madrugada

Se quedan las ideas nuevamente en conversaciones de madrugada y nada más, pues es en la noche donde la magia existe y el imposible es real con solo ser imaginado. 

Nuevamente, tan solo conversaciones de madrugada, donde corazón y pensamiento se cogen de la mano y cambiar el mundo es sólo cuestión de planear en detalle. Como en un influjo, las palabras llegan una tras otra, forman la eterna pregunta del Por qué?, y seguidamente miles de nuevos por qués cuestionan cada atisbo de respuesta. 

Sería tan fácil cambiar el rumbo. Conocer los personajes adecuados, aprender de diplomacías, de poder, muchos papeles con puentes europeos, o de antiguos presidentes, y un largo etcétera.

Pero el sueño acecha, el alba no ha de encontrarnos esperándola, y los por qués cambian a buenas noches, que descanses, y sonrisas que indican que el juego a ser revolucionarios ha acabado. 

Mañana, desaparecida la oscuridad, desaparecida la magia y el recuerdo siquiera del imposible imaginado nos hará sonrojar. Sonreiremos, nuevamente, irónicamente, tristemente.

Otra conversación de madrugada más.

Otro sueño muerto antes de venir siquiera de manos de Morfeo.



(Para cuando caigamos en la cuenta del letargo que nos ahoga, ya nos habrán matado.)