miércoles, septiembre 18, 2013

Mi límite ético, si alguno hubiera, no se encuentra sino en la estética.

2 comentarios:

  1. Feroz apuesta la que propones.

    Supongo que la inversa no la aceptaremos (Mi límite estético, si alguno hubiera, no se encuentra sino en la ética)porque en el orden estético se violentan constantemente los límites. Todos. Ese es el sino de la ficción.

    Por cierto, ¿qué es un puto límite ético? ¿El debo o no debo? ¿Y un maldito límite estético?

    En el límite la ética y la estética se miran, cada una en un lado, deseosas de encuentro, sabiendo que no se darán más besos ni abrazos.

    En todo caso, buenos días y que el día te sea ética y estéticamente fructífero.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que más de lo que quería o tenía pensado en un primer momento, esta 'apuesta' resulta más platónica que cualquier otra cosa: lo bueno es lo bello. ¿Qué es lo bello? Ah...

    Claro, el límite estético... pues no tiene límite en la ética, ¿no? Un asesinato puede ser una obra de arte, pero en un principio, está fuera del límite de la ética.

    No me lo planteé tan lejos, tan extremo, aunque sí implica la falta de límites; más bien hacer o no hacer algo dependiendo de la belleza del acto, o del resultado.

    ¿El límite ético? ¿Qué coño es eso? Pues preguntémosle a Adela Cortina, ¿no? Ja, ja.

    Para mí, no hacer daño. Supongo. O hacer el mínimo daño posible. ¿No? ¿Cuál, sino, debiera ser? Todo lo demás son prejuicios y miedo al qué dirán. Pero también los prejuicios son a veces necesarios.

    No sé.

    Muy buenas mañanas por allá, acá la noche encierra la luna llena que ya no veo. Demasiadas nubes.

    ResponderEliminar