jueves, noviembre 14

* * *


Esta es la última vez que te escribo, te lo juro por Dios.

Esta es la última de las noches que te pienso, mi vida.

Eres tú la última persona por quien me entrego a todos mis vicios. Hoy te beberé, hoy te fumaré, hoy te lloraré, hoy te maldeciré, hoy te mataré. Te lo prometo, hoy te corto la cabeza. Después de tres años, al fin puedo deshacerme de ti. De tu cuerpo, que echaré a los leones. Robaré del circo un león para que te coma - ¿ves cuánto soy capaz de hacer por ti?

La última persona por quien muero. Porque el amor no mata, mi amor. El amor no mata. Pero tú me mataste.

El último que me congela el corazón.

El último y el primero.

Copa tras copa, botella tras botella, cigarro tras cigarro. Pero de esta no escapas, mi cielo. Ya no te quedan más vidas, maldito can sin ojos, gato de ojos azules. Hoy me vuelvo monja.

Hoy te entierro, hoy salto riéndome sobre tu tumba. Hoy lleno de gusanos tu ataúd, roeré hasta tus huesos con tal de que no quede ni rastro de ti.

Hoy me esfuerzo en pensarte por última vez, corazón, porque mi pensamiento con quien está es con él.

Hoy te soñaré por última vez, tendré mi última pesadilla.

Intento llorarte, pero no me quedan lágrimas, mi vida, todas te las llevaste.

Hoy quiero comerte el alma, pero ni eso tienes. No te lo vas a creer, te cambio el alma por una pizza.

¿Soy cruel, mi amor? Fóllame, verás lo que es la crueldad. Te destrozaría, mi cielo amado, cuando tras el orgasmo y mi Te amo, la siguiente palabra no sería tu nombre.