jueves, noviembre 21

Me pregunto si estabas pensando, como yo, que esta sería la última vez que nos veríamos. Tal vez no, tal vez aún no lo supieras, yo sí. Nos encontramos de casualidad y de casualidad nos despedimos. Casi sin darnos cuenta. Nunca pensé cuando te dije que nuestra despedida era mejor siendo una no despedida que sería de esta manera. Pero no hay mucho más que hacer; mandamos el mundo a tomar por culo estas últimas semanas y ahora el mundo nos manda a tomar por culo a nosotros. No hicimos nosotros las reglas. Pensaba en esos momentos si había de ser así, si no querría un último beso, un último abrazo. Me alejé un paso al pensarlo. No, para qué. En tu mirada sólo había dolor, pero no por nuestra pérdida. Cuando ya no sabes qué decir y mi silencio no encuentra qué añadir, llega el momento. Adiós. Adiós.