lunes, noviembre 04, 2013

Siento que hay cosas de mí que sólo tú podrías entender. O Dios, si existiera. En momentos como estos quisiera no haber perdido la fe. 

Creo que este podría ser un buen comienzo para el libro que te escribiré.