viernes, noviembre 22

Uno piensa que parte del proceso de la madurez consiste en que el dolor duela menos.
No es cierto. Duele igual. Incluso parece que duela más.
La única diferencia es que ya no quedan lágrimas para ahogar el dolor. Por eso es peor.